jueves, 13 de noviembre de 2008

Nerd

Lo detesto, lo friego y creo quererlo.




Es complicado pero cierto: Recuerdo, en el tiempo que lo detestaba, haberle puesto cara seria; detestaba lo que le hacía a ella y cómo la trataba. Luego, cuando empecé a fregarlo, las bromas sarcásticas surgieron, quería herirlo y molestarlo con cierta sutileza, pero directo en el blanco... y al parecer a él le agradó. Entonces empecé a quererlo, a tratarlo y a fregarlo amistosamente... pero ahora he caído bajo: creo que me gusta.

D, aunque de cariño del digo P, es un chico con sonrisa típica marcada, parece un muñeco con la sonrisa tiesa, dientes perfectos. Sin embargo, no es para nada un "muñeco".. P es el tipo nerd. El chico de lentes, de traje acartonado, risa típica de nerd (bien monse), se hace el niño e inocente, pero no lo es.

No obstante, empiezo a analizar el por qué me estaría llamando la atención. En primer lugar cometí un error: detestarlo sin razón fuerte. Muchas personas (me incluyo) empiezan "odiando" y luego terminan enamorándose perdidamente. La segunda razón sería debido a que él me sigue el juego... yo le bromeo y él lo toma a broma, me hace fiesta y se ríe conmigo, a pesar que yo pueda estar riéndome de él. La tercera razón se debe a que me presta atención...

[Mierda!! acaba de venir y ha intentado asustarme, me muestra su sonrisa]

Regresando a donde estaba.. ah sí.. la tercera razón ha sido su cuidado para conmigo, un detalle tan pero tan simple, pero que conmigo se vuelve un arma poderosa...por què digo yo?... es que acaso me faltó recibir cariño? quizás el cuidado es un tipo de engreimiento y eso es lo que gusta: el engreimiento.

Sucede que mentenemos comunicación por e-mail a pesar de estar a unos metros de distancia. El otro día le menciono en un mail que me dolía el estómago, que seguramente era por tanta pizza que me había enviado a través de los mails [con los smileys]. Lo de la pizza era broma, pero el dolor era en serio. Entonces fue cuando él salió del lugar y yo me quedé conversando con mi amiga mientras se me pasaba el dolor, a los pocos minutos regresó trayendo una bolsita y sacó de ahí un Sal de Andrews y me dijo que lo tomara. Yo tenía un signo de interrogación en la cabeza, pero no dudé en acatar lo recomendado. Luego volviò a salir y me quedé con mi amiga, quien me dio un vaso con agua y me tuve que tomar la burbujeante bebida haciendo un gesto horrible por el sabor.

Esta descripción de D ha sido bastante superficial, pero mejor si es así...

6 comentarios:

Manolo Árzaga dijo...

Lo mejor de todo, esa pic! muy buena!

Lorena dijo...

Los amores, cariños, ensoñaciones y otras suertes de sentimientos lindos mucha veces comienzan con enredeos mentales y/o emocionales... es parte de nuestra natureza humana... sobre todo de nuestra naturaleza femenina :)

Gracias por escribir, ya te registré para seguirte, pero me costó trabajo con tantos blogs que tienes! :)
Besos,
Lore

Ivonnette dijo...

Gracias Lorena! Bienvenida!

Fiore dijo...

Me gustó el gesto, signfica que le importas.

un bso! y gracias por la visita

Joel dijo...

Que bueno ese pata, yo creo que no soy tan bueno soy malaso, me gusta mucho leerte no se porque

David C. dijo...

interesante lo que escribes.